Ya le advertí a M. que si Laia dice “pierr-rri-i-itou” influenciada por el pianito de Fischer-Price que habla en “español” e inglés, lanzo ese aparato de mierda por el balcón.