Rango Finito

fotoscódigoobservatorioshermanocerdo temas plots

género

31

La plataforma de cursos masivos en línea de MIT y Harvard liberó algunos de sus datos (para 2012 y 2013) esta semana y en twitter vi a Gabriel Florit haciendo un gráfico para comparar la (dis)paridad de género (la razón entre mujeres y hombres) dependiendo del país. Inspirado por ese gráfico generé una gráfica similar que compara la misma (dis)paridad de género dependiendo del curso:

gender.parity.course

Si se toman todos los estudiantes registrados en la base de datos, hay 142.795 mujeres y 411.520 hombres (29.000 más no responden). Es decir que la disparidad de género total está alrededor de 0.35. Sin embargo, cuando se diferencia por cursos surgen preferencias muy fuertes dependientes del género y consistentes con los prejuicios tradicionales sobre lo que se supone que son temas de hombres y de mujeres. No sobra resaltar que en estos cursos no hay ningún tipo de filtro de ingreso así que quien está registrado lo hace por voluntad propia y sin ninguna restricción. Esto hace todavía más diciente (y preocupante) la brecha que se observa.

La siguiente pregunta obligada es cómo le va a los estudiantes dependiendo del género en cada uno de los cursos:

gender.grades.course

Así, aunque hay preferencias marcadas por temas de acuerdo a género, en el desempeño dentro de los cursos estas diferencias se desvanecen. Una vez dentro de los cursos, hombres y mujeres obtienen resultados muy similares, como es de esperarse.

14

Recuerdo que la introducción del determinante en el curso de álgebra lineal que tomé en la universidad me pareció artificiosa. Nunca entendí del todo por qué ese procedimiento recursivo tan complicado y medio salido de la nada tenía esas propiedades tan agradables. O tal vez sí lo entendí, pero a fuerza de darle vueltas y vueltas más adelante en muchos contextos diferentes. Hace poco mencioné mi incomodidad con los determinantes en Twitter y Federico Ardila me respondió con un enlace a este artículo de Sheldon Axler escrito en 1994 donde ofrece una aproximación muy agradable a varios resultados importantes de álgebra lineal sin recurrir a determinantes. Fluye muy bien. Al final define el determinante como el producto (contando multiplicidades) de los valores propios, lo que se siente muchísimo más apropiado.

*

Al respecto del dato de ayer (que yo me apresuré a leer como machismo puro y duro), John Goodrick dejó en los comentarios un enlace a este artículo donde se observa que la amplitud de las brechas entre hombres y mujeres en los resultados de Pisa de matemática y lectura están inversamente relacionadas. O sea: donde hay más ventaja de los hombres sobre las mujeres en matemática la ventaja es estrecha entre las mujeres y los hombres en lectura (como en Colombia) y también al revés. ¿Por qué pasará eso?

Adenda: Olvidé mencionar que el artículo también correlaciona la amplitud de las brechas con índices de igualdad de género (reforzando un poco más la teoría del machismo como factor.)

*

Santiago Ortiz sugirió ayer que revisara las diferencias en resultados de Pisa discriminando por mes de nacimiento para ver si pasa algo parecido a lo que describe Gladwell en Outliers. Esta mañana me levanté intrigado y armé esto:

mesdenacimiento

Una mirada rápida parece sugerir que en Colombia no hay ventaja debida al mes de nacimiento. Sin embargo Santiago, que es curtido en estos asuntos de visualizar, me sugirió que lo ordenara arrancando en julio y terminando en junio. Obtuve esto:

meses-julio

¿Ven el salto?

*

Me gustaría explorar la posibilidad de armar una publicación en línea para público general que haga “periodismo de datos” (concepto en desarrollo) en español sobre asuntos sociales y políticos del mundo hispanohablante (o latinoamericano — o tal vez solo colombiano para empezar). La idea, muy escuetamente, sería ofrecer reportajes a fondo, bien editados y bien escritos (amenos, entretenidos, con alma) donde la narrativa estuviera parcialmente guiada por la existencia de bases de datos que ofrecieran alguna perspectiva particular sobre un tema (de coyuntura o no) y el contraste crítico entre los análisis de los datos (y la misma existencia de los datos) y las realidades que pretenden describir/comprimir (lo que implicaría además hacer reportería seria hablando con gente y demás, de eso que ya casi no se hace). De paso podría ser una buena plataforma para promover la liberación de bancos de datos públicos en nuestros países. Como sea, un proyecto con semejante ambición necesitaría plata pues dependería de infraestructura y un equipo de personas muy competentes. Durante el próximo año de pronto revise cómo se podría financiar y organizar algo así. Si tienen sugerencias al respecto las recibo en los comentarios.

*

No conocía PSPP, la alternativa libre a SPSS. Útil.

*

Ya es hora de que acepte que “la academia” no es para mí: tenemos prioridades y valores distintos. Me da pesar porque me gusta enseñar y hablar de matemática, pero supongo que haga lo que haga con mi vida siempre aparecerán otros espacios para enseñar y aprender ojalá más compatibles con lo que soy (o no soy).

*

Me contó Nicolás que en estos días de ventiscas heladas entró a la tienda una mujer colombiana huyendo del frío. Dijo que disculparan pero no entraba a comprar nada sino solo a escampar del hielo y ahí mismo se puso a llorar.

10

Fiebre de Laia y poca cabeza en general. Sigo mirando los resultados de Pisa. Esta es una de esas gráficas que siempre me impresionan:

puntajes de pisa colombia
Puntajes de matemática y lectura de todos los colombianos evaluados por Pisa 2012, con un código de color los diferencio por género.

Y otra que me parece graciosa:

numeros propios
Los números propios son un concepto inventado por los evaluadores. Incluyen esa pregunta para medir overclaiming (¿traducción?) de los estudiantes. Clic para verla grande.

En su defensa, no siempre son así de descarados (o de pronto “números propios” suena muy cercano a otros conceptos de uso común y los confunde):

escsubj
Clic para verla grande. De nuevo, la escala subjuntiva es un invento de los evaluadores.

De mujeres y hombres

La columna de hoy (malísimo título, lo admito — por un rato se llamó Jennifer versus John pero eso me sonaba todavía peor) es el resumen de una charla a la que asistí la semana pasada durante el congreso de neurociencias aprovechando que Laia estaba dormida (sobre mí). La vi desde la puerta del auditorio por si acaso. Mónica se interesó hace unos años en el trabajo de Melissa Hines y compró su libro, así que cuando nos enteramos de que hablaría la incluímos en la agenda. Valió la pena: es un trabajo muy bien hecho y lleno de preguntas buenísimas (e.g., ¿por qué los seres humanos somos la única especie con “identidad de género”? ¿por qué la variabilidad de intereses sexuales entre los seres humanos es tan vasta? ¿a qué corresponden esos fenómenos a nivel cerebral?) Al salir de la charla hablamos con Mónica de la proporción de mujeres contra hombres en el congreso. No encontré datos oficiales pero estoy casi seguro de que las mujeres eran mayoría. Más del sesenta por ciento, estimo. Las mujeres en ciencia están subrepresentadas en posiciones de poder, como digo en la columna, pero en biología y afines son el grueso de la fuerza de trabajo ya sea como estudiantes, técnicos de laboratorio o postdocs mal pagadas, mientras que los hombres dominan las plazas como profesores y directores de laboratorio. Los resultados del estudio de Moss-Racusin (pdf) que resumo en la columna muestran que esta situación está lejos de cambiar sin reformas estructurales serias y muy probablemente una buena dosis de discriminación positiva (en caso de que todo lo demás falle).

Curiosamente estaba por escribir esta entrada cuando Jaime me envió este enlace. No me sorprende. Es lo que se espera de los miembros hombres de una comunidad que funciona así. Seguro que ese tipo piensa que tienen a las mujeres en sus laboratorios y conferencias para consumo sexual a conveniencia, como en Lightning Rods, de Helen DeWitt.

Hay otros mundos

Un aporte involuntario de Óscar a la serie de películas de samurai ¶ Filipinas también tiene un arte marcial ¶ Técnicas de desaparición ninja ¶ Los colores del pasado ¶ La ficción es recursivaEste es el inicio de un thriller ¶ Tienen hambre en España ¶ Declaraciones de consenso mutuas entre contendientes políticos podrían ser una buena prácticaProporción de aportes de hombres y mujeres en artículos de Wikipedia ¶ La pertinencia y la impertinencia van de la mano (vía Julián) ¶ Y sin la imprudencia el periodismo serio no existe.

(Tenía otras cosas para compartir pero ahora no las encuentro.)