Rango Finito

fotoscódigoobservatorioshermanocerdo temas plots

inframundo

Vida de muertos

Leo sobre una secta que está convencida de que el mundo ya terminó y todo esto es una proyección holográfica para suavizar el tránsito (inevitablemente doloroso) al inframundo. Se supone que la vida después de la muerte es una promesa esperanzadora, pero creo que si muriera y perviviera en otro nivel de existencia, me entristecería mucho todo lo que perdí, no importa lo que haya para mí del otro lado. Prefiero el olvido.

Lake Mungo

En mi teoría de bolsillo de lo sobrenatural que pretendí ilustrar parcialmente en Inframundo, la muerte es un portal a una existencia fuera de la línea del tiempo que arrastra/rodea al espacio. Esto permite que dos reencarnaciones consecutivas no se ciñan al orden cronológico o incluso convivan en un mismo lapso de tiempo. Lo mismo aplica a los fantasmas y sus efectos asociados. La onda de la muerte es expansiva en toda dimensión concebible. Los condenados a muerte hablan con sus espectros arrepentidos un mes antes de su ejecución, se prometen cosas. Una casa es protegida por el espíritu en pena del niño que nacerá en ella medio siglo más tarde. Los fantasmas son tristeza, impotencia y nostalgia, pero también ansiedad y desconcierto ante el abismo incomprensible del futuro.

Lake Mungo Muerta
Siempre es posible regresar.

Jueves (La tempestad)

La lluvia de ayer era la antesala del diluvio de hoy. El viento se lleva todo. Cats and dogs, literalmente. Negro, un perro pequeño, el que dormía boca arriba en el patio, sale despedido y explota contra un poste de la luz. Los gatos se esconden bajo cuevas improvisadas entre las mantas de los residentes tolerantes. Los árboles resisten, no tienen opción. Es su flexibilidad y no su rigidez lo que los hace fuertes. Estoy en el patio en piyama. Cada paso cuesta, pero necesito salir. Es la costumbre. Voy por los huevos. Quiero asegurarme de que las gallinas estén bien. Son mi responsabilidad. Me quito las gafas para poder ver bien. Una enfermera me grita que vuelva desde el balcón pero no se atreve a salir por mí. You fools! I and my fellows are ministers of Fate: the elements.

Adenda: Por petición popular, ahora hay una versión sencilla de Inframundo en formato PDF (montada en LaTeX) para los tecnológicamente clásicos (o limitados).

Inframundo

De vez en cuando escribo relatos paranormales. Si siguen mi blog seguramente han leído buena parte de ellos. Tal vez el primero que se me ocurrió se llamaba Historia con fantasma y terminó publicado dentro de Lo definitivo y lo temporal. El segundo es Mirador, un cuento de apartados breves que admite cualquier orden de lectura sobre dos personas que sobreviven a un bombardeo y que escribí inspirado en unas fotos de Bogotá que me envió María Clara y un sueño que alguna vez Andrés me contó. Mirador fue inicialmente publicado en una versión hipertextual titulada La montaña había llegado y acompañada por las fotos de María Clara. Luego Enrique Vila Matas lo colgó también, en una versión lineal, en su sitio web (creo que nunca le agradecí el gesto). Después de esos dos han aparecido pequeños perfiles de fantasmas, historias breves sobre personas que no saben si están vivas, diálogos misteriosos que parecen ambientados en el primer período post-mortem que predice la teología de Swedenborg, etcétera. Como sea, durante el verano estuve pensando que ya era hora de darle cierre a esa serie. Y el cierre llegó, de la manera menos esperada, con la muerte de Mauricio. Supongo que este era un libro que hubiera querido leerle. No es un libro de relatos felices, casi todos son más bien lúgubres, pero yo no pensaba hacer concesiones de ese tipo con él. Soñé durante un rato con hacer una edición ilustrada. Laura se había ofrecido a hacer los dibujos. Quería que pareciera un libro para niños con historias oscuras, pero hacer algo así tomaría mucho tiempo y siento que Inframundo no puede esperar —no quiero escribir más sobre niños fantasmas por un rato—, así que, sin más largas, aquí está.

Como notarán, monté el libro en formato electrónico (epub y mobi). Los dispositivos de lectura son cada vez más populares y económicos (algúnos teléfonos móviles cuentan también con aplicaciones para leerlos) así que es el momento de empezar a explotarlo. Pienso que este es el formato ideal para este tipo de libros de relatos breves. Una edición en papel es costosa y su distribución muy difícil. Con el formato electrónico tengo control absoluto sobre la edición y distribución del libro y como nunca fue mi intención recibir dinero por estos cuentos, los ofrezco gratuitamente para descarga. De paso me sirvió para aprender a editar libros electrónicos (esto con el apoyo de René y Mauricio, los buenos muchachos de HermanoCerdo). Lo dejo ahí para que hagan lo que quieran con él. Un regalo, si quieren. “We need to invent beauty, search out some restoring force,” dice Don DeLillo. Esta edición de Inframundo es una de mis maneras de encaminarme en esa dirección.