Rango Finito

fotoscódigoobservatorioshermanocerdo temas plots

kyoto

Piedra

Pienso en José Alfredo Jiménez y la piedra que le enseñó su destino.

Como todo el mundo sabe, la canción está inspirada en un viejo koan.

Una mañana de febrero, tras la meditación, un monje dudoso pregunta a su maestro cuál es el sentido del mundo.

El maestro, un anciano centenario conocido por su severidad, lo reprende. En castigo por su impertinencia, deberá caminar de Kyoto a Nara y regresar llevando una pesada piedra con la condición de jamás levantarla del suelo.

El monje obedece y recorre el camino de la capital a Tōdai-ji sin descansar. Patea la piedra con constancia aunque lastima sus pies. Al llegar al gran templo descubre que su maestro lo espera en la puerta junto a los guardianes.

“Quién eres ahora”, le pregunta al monje.

“Soy el camino”, responde el joven.

“Idiota”, dice el maestro, “duerme afuera y usa la piedra como almohada. Deshonras el templo sagrado con tu presencia.”

El monje duerme a la intemperie sin más abrigo que su túnica de aprendiz. Aunque está agotado al otro día muy temprano se levanta e inicia su regreso a Kyoto.

Pero nunca llega. Deshidratado y desnutrido, con la cara quemada por las heladas y los pies en carne viva, cae rendido y muere al final del primer día de viaje.

La piedra continúa su camino solitaria.

Doce fotos de doce días