Rango Finito

fotoscódigoobservatorioshermanocerdo temas plots

negocios

130

El negocio es convencer a ejecutivos de alto nivel de que por una módica suma podemos cambiar su vida en cosa de un mes. Una vez depositado el cincuenta por ciento de la suma acordada el ejecutivo de alto nivel despierta en un cuarto oscuro sin puertas ni muebles y un hueco del diámetro de un limón grande en una pared. Altoparlantes empotrados y asegurados ofrecen compañía, lecturas, música e instrucciones vagas con ánimo motivacional. El agujero ofrece la única fuente de luz y, más adelante, de alimentación. Durante un mes el ejecutivo de alto nivel que ha pagado una cuantiosa suma de dinero para cambiar su vida y probablemente reforzar sus cualidades como líder es sometido a un proceso de deprogramación total que incluye servicios de alimentación e interrogación existencial intercalados con períodos de aislamiento radical que no obedecen a ningún patrón regular. En el video promocional del centro, tal vez enmarcado como monasterio contemporáneo aconfesional, un ejecutivo joven apuesto y sonriente camina en ropa rústica y sombrero de paja por un prado verde intenso hasta un gallinero minimal donde con cuidado recoge huevos en un canasto y rellena los comederos y bebederos. El audio, música suave y una voz a juego, elabora una reflexión sobre el valor de la distancia activa y los momentos auténticamente propios, por fuera de las rutinas y demás exigencias de los mundos falsos.

La voz de la colmena

En la columna de hoy hablo de la tendencia reciente a creer que hay conocimiento en el ruido que generamos en redes sociales. Sin duda hay algo de cierto ahí (Twitter es un focus groups casi idílico) pero tal vez no es tanto como queremos creer. Y, más importante, la información disponible en esas bases de datos depende seriamente de las dinámicas de uso de las diferentes redes sociales, que son determinadas por sus modelos de negocio y las jerarquías que establecen. Las redes sociales, en esto hay que insistir muchísimo, no son herramientas neutras.

Para complementar la columna, como siempre, algunos enlaces:

Page One

Aunque también podría ser Page One, un documental de 2011 dirigido por Andrew Rossi.

Sinopsis: Clan samurai en peligro de extinción se adentra en un ejercicio de análisis de su lugar, futuro y opciones coordinado por un viejo samurai honorable pero (otrora) alcoholizado. Central a la discusión es el papel del Clan como institución dentro de la sociedad. ¿Es necesario? ¿Por qué debe existir? ¿A quién sirve? ¿Cuál es su valor? El Clan pretende ofrecer seguridad, información, confianza y autoridad, pero debe competir con el advenimiento de nuevos clanes administrados bajo nuevos modelos que ponen en duda su propósito manifiesto. La pregunta clave es cómo sostener un clan tradicional dentro del nuevo mercado de clanes etéreos y/o parasitarios de bajo costo y gran impacto sin renunciar al bushido. El sepuku es siempre una opción.

Guarapo

Ayer por accidente compramos guarapo en el mercado hipster del pueblo. Guarapo de té. Una botella de 355 mililitros cuesta 3.75 dólares más impuestos. Carísimo. La descripción del producto es “té vivo burbujeante”. Lo hacen en Montreal. El empaque es muy cuidado, al igual que el diseño, sencillo y elegante. No sabíamos qué era y por eso lo compramos. Era guarapo, tal cual. Esto se llama buen marketing. Lo promueven como beneficioso para la digestión y la energía. A los bichos que producen la fermentación los reintroducen como Symbiolife™. Una botella contiene alrededor de 280 millones. Recomiendan tomar una botella al día y no más de una. Luego de comprar las dos botellas (una con sabor a limonaria y otra con sabor a flor de jamaica) para acompañar el burek de espinaca y queso del puesto bosnio, descubrimos que no es aconsejado para mujeres embarazadas o lactantes, así que ayer me tomé el mío y hoy el que le correspondía a Mónica. El guarapo de piña que hicimos hace unos meses era comparable en textura y sabor, aunque tal vez un poco más dulce. De ese Mónica, aunque embarazada, sí tomó. Nunca subestimen el poder de las advertencias en etiquetas.