Rango Finito

fotoscódigoobservatorioshermanocerdo temas plots

paz

243

Si algún día llega la paz que me lleve con ella.

Hay otros mundos

El dilema de la exnovia ¶ Recomendaciones de literatura erótica seria para el kindle ¶ Estéticas de la explosión ¶ Querámoslo o no, Amazon y el futuro del libro son cada vez más la misma vaina ¶ La circuncisión con los dientes no es un mitoEstos quieren pintar mil dígitos de π en el cielo de San Francisco ¶ Sobrevuelo por la literatura de ciencia ficción victoriana ¶ No es tan difícil explicarle a un niño por qué ese señor se viste como señora ¶ Un teclado de madera ¶ Jonathan Franzen es un magnífico escritor de libros vacíos ¶ Cuando el número de artículos para entregar tiende a infinito FedEx no entrega los envíos (Vía Helen DeWitt quien, por cierto, tiene su apartamento en Berlín listado en AirBnB) ¶ La crisis española desde una perspectiva histórica ¶ Sobre el proceso de paz como una oportunidad para “arreglar el país” a costa de la democracia ¶ Y Richard Stallman sin traductor es dos veces Richard Stallman.

Escena brutal de Flash Point (Vía Tercer Dan)

Un conflicto para (gobernarlos a) todos

El conflicto es una ficción cómoda: unifica y simplifica una variedad difusa de violencias y permite hablar de ellas (como todas y ninguna) sin entrar en detalles sociopolíticos o económicos incómodos que rompan la ilusión (y con ella la eterna promesa) de una solución universal definitiva. Aquí un ejemplo de uso (y aquí otro). Así como la paz nunca llega, el conflicto nunca se acaba. Su vaguedad intencional lo hace adaptable sin mayores modificaciones a todo discurso. Los pacificadores de oficio, naturalmente, son usuarios compulsivos del término. Con él defienden, entre otras cosas, la legalidad (y pertinencia) de sus abusos y matanzas.

Hay otros mundos

Sociología del diseño de bombas nucleares ¶ Los niños y las violencias en barrios pobres de Buenos Aires ¶ Lo obvio: el negocio de las “redes sociales” consiste en generar adicciónAgenda del proceso de paz (pdf) entre el gobierno colombiano y los FARC ¶ La muerte anestesiada de Olivia Goldsmith (a raíz de la lectura de Half Empty (a raíz de la muerte de su autor)) ¶ Análisis de los resultados de las elecciones en Quebec ¶ Siempre es bueno volver al Diccionario de ObviedadesAsalto a la reserva canadiense de miel de arce ¶ Y ésta es la verdadera batalla naval.

Cloud Atlas en cine. Escalofríos.

Hay otros mundos

La clase de los ordinales de Cantor tiene una estructura natural (debida a Conway) como cuerpo de característica dos (y bajo esa estructura la clausura algebraica de $\mathbb{F}_2$ es isomorfa a $\omega^{\omega^\omega}$) ¶ Cirugías cósmicas de Alma Haser ¶ Catálogo (pdf) de los nuevos rituales creados por la interacción frecuente con aparatos electrónicos ¶ Los representantes del gobierno y FARC en el proceso de paz no podrían ser más estereotípicos ¶ Si algo enseña la historia de Felipe López (largo artículo de Daniel Pardo) es que en la vida tener éxito y tener conocidos (ojalá parientes) influyentes son condiciones (casi) intercambiables (aunque algo de talento bien administrado nunca sobra) ¶ El anterior enlace es producto de una cadena de lecturas que se inició con esta entrada del (recomendadísimo) blog de Carlos Cortés (Al margen: ¿los blogs de La silla vacía no tienen RSS?).

De qué hablamos cuando hablamos de paz

La industria de la paz cobra miles de vidas (y factura millones de dólares) cada año. Es un negocio próspero en este mundo desesperado por ilusiones que no se diluyan. La industria de la paz se llama a veces guerra. Por eso los ejércitos de todos los bandos (y los fabricantes de armas) siempre están a su servicio. El político que reiteradamente anuncia estar comprometido con la paz es por lo general un aspirante a opresor. Con esa afirmación (vacía, si se toma literalmente) proclama y promueve su creencia en la existencia (y amenaza) de un sector (suficientemente amplio) de la sociedad que no comparte su ideología (y por ende se opone a su paz). Es una denuncia totalitaria velada. Su paz requiere la imposición de una estructura sólida de poder (generalmente no concertada y respaldada por tropas armadas) que la sostenga. La administración (o coadministración) de dicha estructura es el objetivo final del autoproclamado pacificador. La paz genuina es privilegio de los muertos.