En estos tiempos cuando el todopoderoso dogma cínico se extiende sin barreras, la propaganda en contra del discurso motivacional ha llegado a tal nivel de agresividad que cuando me permito un pensamiento positivo me siento de inmediato entre patético e ingenuo. Por lo mismo, con frecuencia censuro (por necia) mi propia felicidad.