Rango Finito

fotoscódigoobservatorioshermanocerdo temas plots

planes

Anticipación

Estaba pensando esta mañana en escribir una historia, o tal vez el capítulo de una historia, desde la perspectiva de un personaje que recuerda el futuro inmediato: lo ve llegar y lo reconfirma con cierta decepción, siempre a la expectativa de una sorpresa, de una señal que lo guíe por fuera de la tristeza de lo predecible; déjà vu acentuado hasta el hastío. Esto ha sido probablemente ejecutado antes y en muchas formas distintas (un ejemplo notable y el más cercano a lo que busco que se me ocurre: el personaje de Duncan en MIND MGMT de Kindt), pero no recuerdo ninguna donde se enfatice lo suficiente la claustrofobia de saberse determinado y por tanto vacío. Aunque somos máquinas anticipadoras tengo la sospecha de que nos motivan igualmente las divergencias que rompen cualquier sentido de lo esperado. De ahí la pulsión por las incertidumbres de la experimentación, el riesgo y la aventura.

63

Dentro de poco llega la temporada tibia. Quiero volver a la bicicleta, me hace falta. El transporte diario se vuelve mucho más agradable y ágil. Este año compraremos una para Mónica y pasearemos los fines de semana. Hay varios senderos a los que se puede llegar fácilmente desde acá. También podremos ir a la playa y llevar sánduches para comer.

Rumbos

Nieve esta mañana. Buses, piscina y más buses. Art stores y conversación sobre la tinta adecuada para tomar huellas digitales. De vuelta en la casa Laia se comió un banano y luego ciento cincuenta mililitros de leche. Hablamos largo con Álex por Skype. Hacía años que no lo veía. Esta semana las perspectivas de futuro que teníamos tuvieron que ser reconsideradas bruscamente. Todavía estamos asimilando lo que pasó. Muy pocas conclusiones por lo pronto. Tres grados sobre cero a esta hora. Son las tres de la tarde. Liliana cumple treinta y cuatro años. Laia duerme la siesta. El tiempo no se rinde.