Rango Finito

fotoscódigoobservatorioshermanocerdo temas plots

policía

Perspectivas más convenientes

En cuestión de unas cuantas horas, la historia de la muerte de seis personas en un bar del sur de Bogotá debido a excesos inexcusables de la policía pasa en la portada en línea de El Espectador de esto:

Screen Shot 2013-09-16 at 10.19.07 PM

A esto:

Screen Shot 2013-09-16 at 10.19.14 PM

Es decir, de la historia de un abuso policial con muertos debidos al uso de gas pimienta en un recinto cerrado repleto de personas al problema de los locales sin licencia o abiertos a deshoras o lo que sea. (En este artículo pretenden desconectar el uso del gas de las muertes argumentando que fueron causadas por asfixia mecánica, como si el uso del gas no fuera la razón de la estampida humana.) Veladamente se empieza a imponer la perspectiva conveniente que relega las muertes a un segundo plano, como si fueran apenas una consecuencia de esos malévolos establecimientos nocturnos “que le hacen daño al país”. Asqueante.

Adenda del lunes: ahora la policía empieza a sugerir que ni siquiera usaron muchos gases:

Screen Shot 2013-09-17 at 8.20.47 AM

Al menos el editorial de hoy en El Espectador no cae en lo mismo.

Sobre el gas pimienta y las apariencias

Según la Policía Nacional, el uso de este gas “mal empleado, sin sujeción a la norma o los reglamentos, se convierte en brutalidad y, que bien empleada, se presenta como justa y necesaria y nos hace aparecer como seres civilizados”.

Tomado de aquí (lo que a su vez es tomado de acá.)

Por qué no confían

Las personas no confían en la policía porque cuando un agente de policía le dispara en la cabeza a un muchacho de diecinueve años desarmado en medio de una discusión durante un partido de fútbol juvenil y el muchacho muere, el proceso penal contra el agente es dilatado, surgen testigos falsos, la necropsia es alterada, la familia del muchacho recibe amenazas y el agente sale libre a los cuatro meses por vencimiento de términos.

La muerte de Clisman Túquerres

La columna de hoy habla sobre la muerte de Clisman Túquerres, un muchacho de 19 años que falleció el domingo pasado en Cali, tras recibir un disparo en la cabeza durante una discusión con agentes de la policía.