Rango Finito

fotoscódigoobservatorioshermanocerdo temas plots

samurai

一命

Ciertos grupos sociales se definen por unas reglas de conducta que de alguna manera los sitúan a la cabeza de la (¿o una?) jerarquía moral. Desde ahí establecen, mediante cálculos legales, quién es digno de su respeto y atención y quién merece castigo. Los formalismos son una forma de opresión pasiva poderosa. El sistema de reglas de conducta sirve de fachada para fortalecer una posición de autoridad. Su rigor es, por ende, selectivo. Confrontar el código para evidenciar su carácter ficticio requiere sacrificios inmensos. Sólo en derrota honorable hay victoria.

Senna

O como en Senna, un documental de 2010 dirigido por Asif Kapadia.

Sinopsis: Un samurai joven, carismático y honorable, devoto de las enseñanzas de Buda, demuestra su talento en duelos de espada en numerosos combates hasta que es contratado por un clan legendario comandado por un guerrero reconocido por su desprecio del código. La rivalidad entre ambos samurai es inmediata y marca sus vidas por muchos años hasta que el viejo samurai deserta, se une a otro clan y amenaza las tierras de su antiguo señor. Entonces el ya no tan joven samurai debe demostrar su valor como guerrero y líder. El resultado de la batalla, sin embargo, es confuso. El traidor escapa vivo y se retira en una granja. Dos años más tarde el ya no tan joven samurai muere en un duelo contra sí mismo. Acaba de cumplir 34 años.

Yojimbo

Digamos Yojimbo, una película de Akira Kurosawa de 1961.

Yojimbo

Sinopsis: Dos bandos de jugadores, proxenetas y malandrines se disputan el control político de un pueblo otrora próspero. Un ronin honorable pero alcoholizado ofrece sus servicios como guardaespaldas al mejor postor, pero descubre pronto que ninguno de sus potenciales empleadores es suficientemente digno. En consecuencia, sólo hay una posible solución: el pueblo debe ser destruído. El conflicto entre ambos bandos facilitará la aniquilación. Sólo el sepulturero y el generoso viejo dueño de un restaurante merecen vivir. La película cierra con la partida del samurai, malherido pero satisfecho.

En una escena clásica, los dos bandos, incapaces (por cobardía e ineptitud en igual medida) de entablar un combate real, miden fuerzas en la calle principal del pueblo lanzando espadazos al aire mientras el ronin se burla desde lo alto de una torre.

Al igual que en Siete Samurai, en el trasfondo de la historia se oculta la decadencia del modelo de vida del samurai encarnada en la llegada de las armas de fuego personales a Japón.

La vigencia del guerrero depende de la pertinencia de sus batallas para las que fue diseñado. De cierta manera, cuando el guerrero pierde vigencia, gana control sobre sus principios.

Por eso en las mejores películas de acción el héroe pertenece a una especie en vía de extinción, abandonada/perdida/descartada por el sistema/organización que la creó.

Piensen en Rambo, The Bourne Identity o Unforgiven.

Safe

safe

Sinopsis: una niña perdida que guarda un secreto valioso en su memoria es protegida por un ronin honorable pero alcoholizado que escapa de su pasado.

Antes de convertirse en arte culto, las películas de samurai eran entretenimiento popular sublimado en occidente debido a la dificultad para atravesar la distancia cultural. La estructura y contenido narrativo de las películas de samurai no pretendían ser elevados o profundos, simplemente eran fieles a una tradición que a su vez representaba modelos de vida arraigados, igual que las películas de vaqueros. Nadie en Japón iba a ver películas de samurai para ser iluminado.

El género de una película determina su línea argumental e impone restricciones en los posibles arquetipos de sus personajes. Una película de género es siempre previsible, pero su previsibilidad, más que un defecto, es una condición sobre la cual es construída. Sabemos que el ronin honorable pero alcoholizado encuentra su redención en la niña perdida. Sabemos que sobrevivirán. Sabemos que el ronin debe enfrentar su pasado. También sabemos que todo está conectado: el encuentro entre la niña y el ronin es accidental pero significativo.

La religión del ronin es el fatalismo. Sin un señor a quien servir, rinden su vida a su destino.

Las películas de acción son súbditas de la agilidad. La trama debe avanzar. Los personajes son elementos secundarios que ejecutan las coreografías, las confrontaciones y el discurso moral elegido que determina la historia. La fortaleza de una película de acción está en el control del ritmo. El ritmo es la única prioridad.

Drive

Supe de una mujer quería demandar al director de Drive por publicidad engañosa. Según la mujer, el tráiler de Drive ofrecía una película de acción y no cumplía. La señora tenía razón: Drive no es una película de acción. Las películas de acción no tienen tiempo para el silencio. Drive está plagada de ellos. El silencio en cine es incómodo. Afuera también, pero en el cine más. Es demasiado abierto a interpretación para ser tolerable dentro de los parámetros estrechos de lo que popularmente se identifica como comercial. Rompe la intensidad que la trama requiere para sostener la atención cautiva. Es como páginas blancas al azar en un libro. Hace poco hojeé una novela así. No entendí para que servían esas páginas. Los silencios de Drive los entiendo mejor. Hay quienes hablan más de la cuenta, sin pensar en las consecuencias. Dicen cosas que no deberían decir y luego son incapaces de asumir la responsabilidad de lo que hacen las palabras. Si se dice menos, se arriesga menos. La premisa es evadir el riesgo, minimizarlo o controlarlo. Aquel que está bajo control no necesita decir nada más que lo esencial. Su voluntad resuelta lo precede. Cuando así lo requiere, simplemente actúa.

Bloody Gosling
El género es retrominimalismo sangriento con samurai.