Rango Finito

fotoscódigoobservatorioshermanocerdo temas plots

sobrenatural

Película

Al principio hay doce jóvenes al borde de la edad que legaliza sus vicios. Uno a uno, los jóvenes son asesinados en circunstancias por aclarar. Algunos aparecen empalados. Otros son crucificados. Uno de ellos es troceado y sus partes aparecen entre los armarios de la cocina de su abuela. La vieja los encuentra y entra en catatonia. No hay patrón ni lógica reconocible. Son muertes vulgares, sin la sofisticación visual y mecánica característica del género sangriento moderno. Los jóvenes no se conocen, ni siquiera viven en la misma ciudad, y por fuera de su vínculo generacional evidente no hay ningún detalle por mínimo que sea que los unifique más allá del hecho de que son los jóvenes muertos en esta película. La crueldad de los asesinatos escala a medida que los jóvenes se agotan. Ninguno sabe lo suficiente como para sospechar que será la próxima víctima. Uno de los jóvenes está enamorado de una mujer mayor que se aprovecha de su inocencia. Otro tiene problemas con su cuerpo que resuelve en peleas con desconocidos en centros comerciales. Otra más, una de esas veinteañeras con actitud y porte de adolescente, se odia en pose por ser tan perfectamente única que nadie está a la altura de su excentricidad. El protagonista, que podría ser cualquiera, quiere ser músico pero no siente que tenga lo que se necesita para triunfar. En realidad es una película sobre jóvenes, no sobre sus muertes. Sus muertes son exabruptos que impiden que la película progrese y los personajes alcancen la dimensionalidad plena que prometen. La primera víctima indirecta del asesino es el guionista, que presencia impotente como sus mejores personajes (los que guardó celosamente para la película que sería suya) son torturados por una fuerza sobrenatural que les niega su verdadero destino dramático. Los actores, inmersos en su papel, lloran al descubrir que su personaje también será asesinado. Nadie les avisó que terminaría así pero no hay alternativa. No es la primera película que se deshace en una masacre sin sentido pero nadie quiere que sea la suya. A veces pasa. Es necesario. La entidad pide un sacrificio y debe ser complacida. La entidad elige. Todo es ficción pero la muerte es real. La muerte siempre es real.

Abraham Lincoln: Vampire Hunter

El culto a los Grandes Hombres Muertos es una de nuestras flaquezas como especie. Su presencia falsa nos conmina a aceptar destinos anacrónicos. En contraprestación, y gracias al cándido desvanecimiento de sus defectos, devienen en referencias éticas de uso amplio — herramienta esencial del político moralista aspiracional. Aunque usualmente el proceso es más sutil, los GHM adquieren, a medida que las generaciones distorsionan su memoria, dimensiones sobrenaturales. Abraham Lincoln: Vampire Hunter explicita este proceso natural desde la parodia, pero incluso en la parodia es posible detectar trazas de solemnidad y magnificación sinceras en la historia (al fin y al cabo es producida desde el culto). Este aspecto político del producto (la excepcionalidad general de Lincoln) cala más profundo en el espectador desprevenido que la idea vulgar de vincular la defensa de la esclavitud al vampirismo (para así al cierre reforzar la tesis tendenciosa de que con la guerra civil se acabó la explotación de los negros en Norteamérica.)

Las peleas con hacha muy buenas, eso sí.

Abraham Lincoln a sus 32 años.